Publicado por en ago 5, 2016 en articulos, Marketing digital, Social Media | 0 comentarios

Hace tiempo que las redes sociales andan convergiendo en lo que a funcionalidades se refiere: los amigos de MySpace, los likes de Facebook, los hashtags de Twitter, los filtros de Instagram,… Ninguna de estas funcionalidades es ya propiedad exclusiva de sus padres sino que se han convertido en dominio público.

El último movimiento en este sentido es la incorporación del concepto de Historia en la última actualización de Instagram. Las Historias permiten la opción de compartir un contenido que tendrá una vida efímera en la nube. Cuando un usuario suba su actualización – una foto o un vídeo con sus filtros o sus dibujos, o una sucesión de ellos- lo hará sabiendo que en 24 horas desaparecerá de Internet sin dejar rastro. Se acabó eso de poder hacer scroll infinito para ver de qué habló alguien en 2010; para no perderse nada, habrá que estar bien pendientes del ordenador, teléfono, tablet, reloj….

Hasta ahora, lo efímero era patrimonio de Snapchat. Una aplicación que era desde hace poco tiempo la mayor aspirante a entrar en el olimpo de las principales redes sociales, aupada por una gran penetración e intenso engagement de los usuarios más jóvenes, los de la codiciada Generación Z.  Su éxito fue tal que Mark Zuckerberg intentó hacerse con la aplicación por una de esas astronómicas cifras reservadas para la élite de las startups ($3 billones de los americanos, es decir, 3.000 millones). Puede que rechazar esa oferta acabe siendo el peor error de su corta vida (¿Por qué? ¡¿Por qué?!)

 Lo efímero acaba de entrar en las vidas de los 500 millones de usuarios de Instagram. Unos usuarios que no acababan de hacerse con Snapchat, a pesar del tirón que tenían sus ingeniosas máscaras, pero que ahora van a jugar como adolescentes con esta nueva funcionalidad en su app de confianza. No os quepa duda, además, de que las máscaras llegarán a Instagram pronto.

No es la primera vez que Instagram (que, recordemos, pertenece a Facebook) se come una red social. Sus vídeos de 15” fueron un golpe mortal a Vine, que desde que le invadieron el territorio no ha conseguido levantar cabeza. Y la incorporación del vídeo en directo en Facebook (y sus fichajes estelares) es un mandoble a Periscope. Las funcionalidades revolucionarias son las armas con las que las redes sociales batallan en su particular Juego de Tronos

 ¿Conclusiones?

Una, que todo apunta a que las redes sociales van camino de convertirse también en un sector controlado por unas pocas macro empresas. Esto no hará que dejen de innovar y sorprendernos, pero lo harán a base de incorporar, generalmente comprando, peces pequeños del mundo de las startups

Y la más importante, que ahora toca trabajar sobre las nuevas posibilidades de comunicación que ofrecer lo efímero, porque acaba de dar todo un salto para entrar en las vidas de todos los segmentos de usuarios de redes sociales.  Pero eso es carne de otro artículo.

 

Miguel Rubio

Miguel Rubio

Director de PNConnect Iberia
Miguel Rubio

Latest posts by Miguel Rubio (see all)